Alegre

Alegre

UNA PROVINCIA DE GENUINA CALIDEZ

La notable fusión cultural que está en el origen del pueblo formoseño dio como resultado una identidad tan alegre como aferrada a su tierra. A través de su música, sus fiestas populares y su gastronomía típica, la gente expresa lo mismo que con su espontánea sonrisa: la más genuina calidez.

El apego al terruño que los vio nacer y crecer es una de las características más fuertes de los habitantes de Formosa. Cada miembro de este pueblo ama su tierra, trabaja día tras día para aprovechar su generosidad y sonríe al terminar la jornada, cuando el atardecer trae un poco de aire fresco. El paisaje formoseño, en el que se entremezclan los palmares y pastizales con el monte espinoso y el bosque duro, puede parecer hostil, pero es profundamente alegre, y así lo interpreta su gente.

La música es uno de los principales vehículos para canalizar esa alegría, esa empatía con el entorno natural y social. Los sonidos locales mezclan lo originario con el folklore criollo, una comunión que ha generado instrumentos como el noviké, una especie de violín rústico ideado por los qom con una lata y cuerdas de cola de caballo, muy probablemente bajo la influencia de misioneros cristianos. Así, en la música formoseña se perciben melodías propias del chamamé litoraleño y de la zamba salteña, y se utiliza tanto la guitarra como la quena, que aquí se hace con caña tacuara. En los últimos años han aparecido grupos de jóvenes que fusionan estas tradiciones con el rock y el sonido electrónico, como Tonolec (cuya cantante es nacida en la ciudad de Clorinda) y Guachos, banda formoseña que en 2014 ganó el premio Gardel en la categoría Mejor Álbum Nuevo Artista de Folklore.

La música es uno de los principales vehículos para canalizar la alegría que caracteriza a los formoseños. Los sonidos locales mezclan lo originario con el folklore criollo, una comunión que ha generado instrumentos como el noviké, una especie de violín rústico ideado por los qom.

La música es uno de los principales vehículos para canalizar la alegría que caracteriza a los formoseños. Los sonidos locales mezclan lo originario con el folklore criollo, una comunión que ha generado instrumentos como el noviké, una especie de violín rústico ideado por los qom.

Las muchísimas celebraciones que existen a lo largo del año en toda la provincia son otra manifestación del entusiasmo popular. La Fiesta Nacional del Pomelo, que se realiza cada mes de julio en la localidad de Laguna Blanca, y la Fiesta Nacional de la Corvina, en febrero de cada año en Herradura, son las expresiones más convocantes de un calendario lleno de encuentros multitudinarios, en los que participan tanto pobladores como visitantes.

Estos festejos son, además, la mejor oportunidad para probar los sabores típicos de la gastronomía formoseña, en los que se ven  materias primas bien locales y múltiples influencias. Productos como la harina de maíz, el almidón, los diferentes pescados de río (surubí, pacú, dorado y la misma corvina) y las carnes de vaca y chivo están en la base de la mayoría de los platos, aunque cada zona de la provincia tiene sus rasgos particulares. En el Este, las comidas tienen un marcado influjo de la cultura guaraní, por lo que las preparaciones más destacadas son el chipá, la mandioca, la sopa paraguaya, el borí borí (una suerte de guiso con bolitas de harina de maíz y queso, y trocitos de pollo), el surubí y el pacú. En la zona Oeste, por su parte, el ganado caprino es protagonista: el queso y el dulce de leche hechos con leche de cabra tienen un sabor especial, y un chivito asado (a la estaca o enharinado) suele ser el centro de noches inolvidables.

Paisaje, música, fiestas y comidas marcan el paso alegre con el que avanzan los formoseños, dueños de una sonrisa auténtica y espontánea, un corazón abierto y unas manos dispuestas para el trabajo y la colaboración.

Las muchísimas celebraciones populares son la mejor oportunidad para probar los sabores típicos de la gastronomía formoseña, en los que se ven  materias primas bien locales y múltiples influencias.

ADHERÍ TU SERVICIO